¡Por fin! RD tiene un Albergue Olímpico

SANTO DOMINGO. La génesis de la obra comenzó luego de los Juegos Centroamericanos y del Caribe, Santiago ’86. Ese año, el Comité Olímpico Dominicano (COD), señala José Joaquín Puello Herrera, se planteó la necesidad de construir un Albergue Olímpico.

Hubo poco o nada de progreso. Pero la idea prevalecía. Pasaron tres décadas, y finalmente ayer el presidente de la República, Danilo Medina Sánchez, dejó inaugurado formalmente a las 4:33 p.m., con el corte de cinta, el primer Albergue Olímpico del país.

La obra pasa a dar vida a lo que antiguamente sirvió como sede de la mencionada cárcel Preventiva del Ensanche La Fe en la que se albergaba “a presuntos violadores de las leyes para dar paso a un albergue forjador de los sueños deportivos de esta nación”, expresó el presidente del COD, Luisín Mejía.

La obra está construida sobre la base de 18,202 metros cuadrados, y se levantó a un costo de RD3,531,622.37.

A solicitud de Puello Herrera, presidente del COD , el secretario, Luisín Mejía, hoy presidente de esa institución, y Nelly Manuel Doñé, miembro de la misma, gestionaron otra vez la obra, la cual fue acogida por el entonces secretario de Deportes, Cristóbal Marte, quien la presentó al presidente Joaquín Balaguer, que dio el visto bueno. Hoy, el sueño es una realidad.

deportes Diario Libre

¿Por qué quiere Turquía acercarse a Israel?

«Israel asesino, fuera de Palestina». Miles de personas entonaban este y otros cánticos similares por las calles del centro de Estambul hace apenas unos días. Allí se congregaron para conmemorar el sexto aniversario del asalto israelí al Mavi Marmara, uno de los buques de la flotilla que en mayo de 2010 trató de romper el bloqueo de Gaza para distribuir ayuda humanitaria. Nueve activistas turcos murieron y la relaciones entre Ankara y Jerusalén, que afirma que los tripulantes iban armados, se rompieron por completo.

Esta marcha se ha celebrado justo en el mismo momento en el que los dos países ultiman los detalles de un acuerdo para restablecer la paz institucional. Los máximos mandatarios de ambas partes así se han manifestado; el último ha sido el ministro israelí de Energía, Yuval Steinitz: «Yo diría que ya hemos terminado de negociar satisfactoriamente el 90% de los asuntos». ¿Pero por qué se produce este acercamiento justo ahora? En dos palabras: geopolítica y gas.

«En la región se han producido cambios políticos importantes que hace que compartan intereses», afirma a través del teléfono Enes Bayrakli, investigador del «think tank» turco SETA y experto en la política exterior del país. “Sobre todo debido a la implicación de Rusia, Irán y Hizbolah en la guerra de Siria y al aumento de la influencia de los dos últimos en toda la región”.

Turquía e Israel podrán tener mejor o peor relación, pero eso no quita que tengan enemigos en común. Esto, además, ha sucedido mientras Estados Unidos e Irán han alcanzado un pacto nuclear mediante el cual los antiguos persas dejan de estar aislados del mundo. «Turquía ve la oportunidad de aumentar su influencia regional arreglando los lazos con Israel», señala a ABC Nimrod Goren, fundador y director del Instituto Israelí para las Políticas Exteriores.

Enemistad con los vecinos
El país euroasiático vio la oportunidad de convertirse en una potencia regional con la explosión de las Primaveras Árabes en 2011. El sistema turco, tildado de modelo ejemplar de democracia e islamismo, era alabado en Occidente. No obstante, en pocos años Turquía se ha acabado enemistando con todos sus vecinos, al mismo tiempo que viraba hacia políticas más autoritarias dentro de su territorio. Fuentes cercanas al gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) creen que el reciente cambio de primer ministro es una oportunidad para cambiar el rumbo de la política Exterior turca. Las palabras de Binali Yildirim, el nuevo líder del Gobierno, parecen apuntar en esa dirección al referirse al conflicto sirio como «una guerra sin sentido» y abogar por una acción exterior que cree «más amigos que enemigos».

La otra razón para el acuerdo se encuentra en las reservas de gas descubiertas por Israel en el Mediterráneo oriental. Pero para dar un uso adecuado a este recurso energético necesita lograr compradores y establecer una ruta de distribución. Turquía es el aliado perfecto para este menester, un país que tiene poca energía propia y que recientemente se ha complicado la vida al enemistarse con una de las grandes potencias en materia de reservas. “La posibilidad de que Israel exporte su gas natural a Turquía ha aumentado la motivación turca para lograr un acuerdo, especialmente dadas las tensiones entre Turquía y Rusia», apunta Goren.

No obstante, dadas los pocas simpatías que Israel levanta entre la sociedad turca, este asunto podría llegar a pasar factura al apoyo popular del presidente Recep Tayyip Erdogan y del AKP. Sobre todo cuando se acaba de nombrar ministro de Defensa israelí a Avigdor Lieberman, situado en la extrema derecha y conocido por sus públicas opiniones en contra de los árabes y musulmanes.

Tres líneas rojas
«Hay solo una parte de la opinión pública turca, algunos grupos, que están muy interesados en este asunto [el asalto del Mavi Marmara]», sostiene el analista turco Enes Bayrakli. «La mayoría de la sociedad, sí, cuando sucedió reaccionó y protestó, pero el tiempo ha pasado y no ponen tanta atención».

Ankara ha marcado tres líneas rojas para materializar el acuerdo: una disculpa, una compensación a las familias de las víctimas y el fin del bloqueo a Gaza. Las dos primeras no presentan problemas, al contrario que la tercera.

En este asunto los expertos creen que se conseguirá llegar a alguna solución intermedia que los dos países puedan firmar. En palabras de Bayrakli: «Tendrá que haber alguna fórmula sobre el acceso a Gaza en la que Turquía tenga un cierto tipo de acceso especial, porque si no es así va a ser muy difícil para el Gobierno turco venderlo a su opinión pública».
Internacional

¿Por qué Maduro quiere ganar tiempo en la convocatoria del revocatorio?

En una de sus intervenciones en la televisión venezolana de esta semana, el presidente Nicolás Maduro ha reconocido que la oposición «sí tiene las firmas» para activar el referéndum revocatorio de su mandato, pero de inmediato cambió de tema para no ahondar en el asunto que trae de cabeza a los líderes opositores.

La Constitución venezolana es clara. Su artículo 72 dice que a la mitad del período presidencial, -el suyo se cumplió el 19 de abril cuando hace tres años juró en el cargo- los electores pueden convocar una consulta popular para revocar el mandato antes de finalizar ese año.

Si los resultados le son adversos y pierde el referéndum entonces la Carta Magna indica que en 30 días se deben convocar
elecciones presidenciales para elegir al nuevo presidente. Pero, si todo este proceso no tiene lugar antes de concluir el año y llega el 10 de enero de 2017 (fecha oficial de la transmisión de mando), entonces no tiene sentido el revocatorio porque no hay posibilidad constitucional de abrir nuevas elecciones presidenciales.

Si Maduro perdiera el revocatorio después de enero del próximo año, tendría la facultad de designar a su sustituto, el vicepresidente, que gobernaría por los dos años restantes de su gobierno hasta enero de 2019.

División de opiniones
El chavismo está fracturado internamente. Hay un sector disidente comprometido con el legado del difunto Hugo Chávez que rechaza a Maduro por su incompetencia, corrupción e inmoralidad. Entre ellos, los dos generales que se han enfrentado al mandatario: Cliver Alcalá Cordones y Miguel Rodríguez Torres, que se han pronunciado a favor del revocatorio.

Sin embargo, el alto mando militar y los 11 gobernadores militares que son el sostén de Maduro prefieren continuar en el poder y ganar tiempo para prolongarse hasta el 2019. Tampoco quieren que el Consejo Nacional Electoral (CNE) convoque las elecciones regionales que deberían ser en diciembre próximo.

Jugando al despiste
Para Maduro la labor que desempeñan los tres expresidentes: Zapatero, el panameño Martín Torrijos y el dominicano Leonel Fernández le ayuda a ganar tiempo para evitar ahora el revocatorio. Llama la atención que Zapatero como mediador nunca se ha referido al revocatorio que exigen los opositores en sus presentaciones a la prensa. Su discurso es hueco sin sentido.

Una forma de prolongar los lapsos es marear a los actores con el tan mentado diálogo que nadie cree que funcione, ni siquiera el mismo Maduro según Henrique Capriles. El gobernador de Miranda sostiene que es una estrategia para tener entretenidos a los opositores.

La resolución «conciliatoria» de ir al diálogo que aprobó el Consejo Permanente de la OEA por iniciativa de Argentina, Colombia, Chile y Paraguay fue un golpe bajo para la oposición y el secretario de la OEA, Luis Almagro, cuya solicitud de la carta democrática todavía no ha sido enterrada.

Esta resolución de la OEA fue una «victoria» para un Maduro que, para seguir ganando tiempo ante la ofensiva de la oposición, ha introducido este viernes un recurso ante el supremo tribunal para destituir a la directiva del parlamento por presunta «usurpación de funciones y traición a la patria», lo que sería un golpe de Estado contra la Asamblea Nacional.

Si se concretara la disolución del organismo, que sería como ponerse la soga al cuello o un hacerse un harakiri, Maduro estaría dando la razón y más motivos a Almagro para pedir la aplicación de la Carta Democrática por la «abrupta ruptura del hilo constitucional».
Internacional